THE DARK SIDE OF THE CLASS

el lado B de la clase de literatura moderna
pregúntale al profe

Anónimo ha dicho: ¿Qué le parece si decide tomarse la mezcla de sales esta noche y así, de una buena vez, se transforma en su otra naturaleza; que odia con todo su ser los exámenes de lectura?

jajaja… buenísima idea.

Herramientas para el análisis narrativo

La literatura es ficción, es la creación de un mundo alternativo dentro del mundo real; un lugar donde importa no lo verdadero, sino lo verosímil. Así, leer significa comprender las formas de un mundo inventado, unas formas que sólo existen entre dos solapas.

Un análisis narrativo se trata entonces –como diría Harold Bloom– de leer, releer, describir, evaluar y apreciar un cuento o una novela.

Estas herramientas ayudan a leer mejor. Con ellas analizaremos la triple perspectiva de la obras literarias: la historia contada (el qué), la forma de ser contada (el cómo) y sus relaciones contextuales, es decir, las relaciones que puede tener esa obra con otras.

1. CONTEXTO.

 • Toda obra literaria se genera en una dialéctica entre tradición y originalidad.

 • Identificar los datos históricos y literarios de la obra: la fecha de publicación, la biografía del autor, la sociedad que recibió dicha obra, la tradición que sigue y la ruptura que marca.

2. ARGUMENTO, TRAMA Y TEMA.

 • Argumento: la anécdota, lo que sucede en un relato, el resumen o la reseña de una historia.

 • Trama: el desarrollo de los acontecimientos del argumento; cómo se entretejen los sucesos del relato.

 • Tema: lo que nos quiere decir historia, ¿de qué trata el relato?

3. ESTRUCTURA.

 • La estructura o arquitectura de un texto: ¿cuántos niveles narrativos tiene; cuántos narradores, cuántas narraciones; cuántos relatos hay dentro de un relato?

 • División del texto en secuencias semánticas, en partes significativas o relevantes. ¿Cómo dividirías al relato; en exposición, nudo, clímax y desenlace; cada vez que se aparece el personaje principal; cada vez que cambia de narración?

4. TIEMPO.

 • Existen tres líneas temporales:
-El tiempo de la historia contada. («Gregorio Samsa se convierte en cucaracha y se muere dos meses después; el tiempo de la historia contada es de dos meses».)
-El tiempo del discurso o del narrador; tiempo en el que nos toma leer la obra. («Me tardé una hora y media en leer La metamorfosis; el tiempo del discurso es de una hora y media».)
-El tiempo extratextual: tiempo que pone en contacto el tiempo del relato con los acontecimientos de la vida real. («Kafka publicó La Metamorfosis 1915; el tiempo extratextual es 1915».)

 • Orden temporal:
-Analepsis: tiempo anterior, saltos hacia atrás; los recuerdos.
-Prolepsis: tiempo posterior, saltos hacia delante; las anticipaciones.

 • Duración: velocidad, tempos, ritmos narrativos:
-Pausas descriptivas.
-Ralentización (cámara lenta).
-Elipsis.
-Resúmenes.

 • Existen tiempos objetivos («estuvo ahí dos horas») y subjetivos («estuve ahí una eternidad»).

5. ESPACIO.

 • Identificar todos los espacios del relato, los lugares en donde están sucediendo las cosas. Y luego relacionar el espacio (físico) con el ambiente (psíquico).
-Escenario: el espacio de acción (lugares abiertos o cerrados). Analizar no sólo cómo son los espacios físicos, sino también qué emoción producen o qué significan (la atmósfera, el ambiente). ¿Dónde suceden las cosas; qué significa?
-Movimientos espaciales: las acciones dentro del escenario; entrar-salir, subir-bajar, aparecer-desaparecer.

6. PERSONAJES.

 • Si la literatura es el país de las líneas, el personaje es un ser de papel y no una persona (aunque la mayoría de las veces los personajes tienen un aspecto humano).

 • Analizar la caracterización de los personajes: nombre y representación: ¿qué me dice su nombre, su apodo?, ¿cómo es física y socialmente?

 • Funciones de los personajes; ¿por qué están ahí?
-Función dramática: lo que los personajes hacen.
-Función fática: lo que los personajes dicen.
-Función actancial: la historia que desarrollan según sus actuaciones: sujeto-objeto, destinador-destinatario, ayudante-oponente.

 • Importancia narrativa de los personajes:
-principales, secundarios, incidentales o episódicos.

 • Relevancia dramática de los personajes:
-protagonistas, antagonistas, ayudantes.

 • Evaluar también las ausencias, los silencios narrativos, lo que se calla, sobre todo de forma intra-comparativa (lo que se dice en unos personajes pero se calla en otros).

7. NARRADOR.

 • No confundir el narrador con el autor; el narrador también es un personaje de papel.

 • La voz, el punto de vista; quién habla, y en qué tiempo verbal lo hace.
-Tiempo verbal del narrador: primera, segunda o tercera persona; singular o plural.
-Narrador homodiegético (igual a la historia): narra la historia desde dentro.
-Narrador heterodiegético (diferente a la historia): narra la historia desde fuera, cual testigo o espectador.
-Omnisciente: sabe todo sobre la historia y los personajes. En tercera persona.
-Testigo: describe la situaciones de la historia sin involucrarse en los hechos.
-Epistolar: por medio de cartas, se desarrollan las acciones.
-Estilo indirecto libre: el narrador se mete en los enunciados del personaje.
-Modalidad dramática: diálogos sin narrador; todo el relato sucede a través de los personajes.
-Conductista o cinematográfico: no hay pensamientos, sólo actuaciones.

• Los modos de escritura: estilos o formas del narrador, y las técnicas narrativas.
-Diálogos, monólogos, soliloquios, narraciones o descripciones (prosopografía, etopeya, retrato, topografía, cronografía, paralelo).
-Monólogo interior o flujo de conciencia: trata de reproducir los mecanismos del pensamiento.
-Contrapunto: combina tiempos simultáneos (combinación de acciones, lugares o personajes).
-Analepsis y prolepsis (flashbacks y flashforwards).
-Desorden cronológico: no existe una secuencia lineal en el relato (in media res o in extrema res).
-Anagnórisis: el héroe reconoce sus errores y asume las consecuencias de sus actos.
-Alter ego: el otro yo.

8. Lenguaje.

 • ¿Cómo es el lenguaje general de la narración: qué palabras utiliza, qué figuras retóricas, qué ritmos crea la sintaxis?

Fry & Laurie –concerning language

El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de R.L. Stevenson 

Anónimo ha dicho: Profe el proximo examen va a ser acumulativo??

https://www.youtube.com/watch?v=qOnvqfrjSzw

Anónimo ha dicho: prof ¿Cuál es tu mail?

delagarmadelarosa@gmail.com

Categorías dialécticas

Este breve tratado parte de dos ideas fundamentales. La primera sostiene que el pensamiento funciona con la ayuda de un número finito de conceptos-clave, que pueden ser enumerados y elucidados. La segunda admite que dichos conceptos van a pares, pues cada uno posee un «contrario» ni más ni menos positivo que aquél.

Los conceptos-clave del pensamiento son bien conocidos por los filósofos, que los llaman categorías, y a veces tratan de establecer su lista. Aristóteles distinguía diez: esencia, cualidad, cantidad, relación, acción, pasión, lugar, tiempo, situación y modo de ser. Leibniz contaba seis: sustancia, cantidad, cualidad, relación, acción y pasión. [La revista de filosofía urbana Sada y el bombón destila su lista a dos categorías fundamentales: el perreo y el baile de cachetito (o cachedance).]

Octave Hamelin, en su Essai sur les éléments principaux de la représentation (1907), establece la génesis sucesiva de once categorías, según el esquema tesis-antítesis-síntesis:

Tesis: relación
Antítesis: número
Síntesis: tiempo
Antítesis: espacio
Síntesis: movimiento
Antítesis: cualidad
Síntesis: alteración
Antítesis: especificación
Síntesis: causalidad
Antítesis: finalidad
Síntesis: personalidad

~Michel Tournier, El espejo de las ideas

Keep movin’

Keep movin’

Anónimo ha dicho: Esta enojado prof?

Nel.

Vistazo al primer parcial

No sé ustedes, pero yo creo que vimos harta cosa durante este primer parcial: vimos, para empezar, el Renacimiento, el Barroco y el Neoclásico.

La estética Barroca la ejemplificamos, sobre todo, con este fascinante ensayo de Borges y este potente cuento de Carlos Velázquez.

El estilo Neoclásico lo vimos representado en la obra de Molière El Tartufo.

Y eso fue sólo la parte, digamos, obligatoria: los contenidos que debíamos ver porque están en el programa del curso.

Pero hicimos mucho más de lo que está en el programa: vimos cómo jugar con las palabras con unos ejercicios de estilo que incluían a un gato y una gata, leímos un gran ensayo sobre Messi, muchos de ustedes fueron al teatro, se aprendieron un poema de Lope de Vega y todos leímos y discutimos dos textos de Guillermo Sheridan: El popot y Diatriba contra ricachones.

Lo que más me gustó de este primer parcial fue sin duda leerlos en sus ensayos. Y lo que menos: los ejercicios que hicieron de preparación para el Ceneval.

Entre clase y clase, leí, vi y escuché algunas cosas. El mejor libro del mes: La soledad del lector, de David Markson. La mejor película: un documental de Errol Morris: The Unknown Known. Y he escuchado mucho últimamente a Tom Waits.

En fin (y en fon), este fue el primer parcial. Se me fue rápido. Y la pasé re bien con ustedes.

Anónimo ha dicho: los controles de lectura valen muchísimo, no se vale!! además nos puso 0 a los que contestamos honestamente que no leímos. No nos puede dar puntos por honestidad??? No es justo que unos que no leyeron y mintieron tengan 100 y nosotros 0, sobre todo los de las clases de más tarde. Apoco no sabe que los de la mañana le dicen a los de la tarde cómo son los controles de lectura y así ellos saben que pueden decir que si leyeron cuando en realidad no???

Chale…

A ver, empezaré con el «valen muchísimo, no se vale!!». Los controles de lectura comprenden el 20% de tu calificación parcial. Es una quinta parte. No sé si es mucho o poco, pero sí sé que hablamos sobre esto el primer día de clases. Puedes volver a leer las políticas del curso aquí: http://thedarksideoftheclass.tumblr.com/post/94489216832/arte-y-literatura-moderna

Segundo: un tema que a mí también me da coraje: la impunidad. «No es justo que unos que no leyeron y mintieron tengan 100». Toda la razón: los que no leyeron o leyeron con atención 0 deben sacar 0. Y los que leyeron y releyeron con el 100% de su atención deben sacar 100. Si tú leíste 0, me respondiste que leíste 0 y quieres que te ponga –por cualquier razón– 10, 20, 50 en lugar de 0, eso es a todas luces injusto. Evalúo lectura y atención, no honestidad. Si tú leíste 0 y tienes 0, ni modales. Lee para la próxima, aprovecha los 30 (¡30!) puntos extras que les ofrecí durante el parcial, haz lo que quieras, pero for pavor no me pidas que sea justo haciendo algo injusto.

Ahora bien, ¿qué puedo hacer con los que leyeron 0, mintieron y se sacaron 100? Puedo hacer un control de lectura más estricto, más riguroso. Fue lo que hice con El Tartufo. Pero también ahí cabe la mentira. Creo que siempre hay espacio para la deshonestidad, la hipocresía, el engaño. ¿Cómo sé que no leyeron un resumen en Google en lugar de la lectura completa? ¿Cómo sé que durante el examen no usaron un acordeón? ¿Cómo sé que el ensayo que me entregaron lo hicieron ustedes y no alguien más? Muy fácil: no sé. Puedo –y es lo que hago– leer distintos resúmenes en Google, observarlos cuidadosamente durante el examen, googlear ciertas frases de sus ensayos para ver si lo plagiaron. Puedo hacer muchas cosas, pero no puedo –ni quiero– restringir su libertad, incluyendo la libertad que tienen de mentir y engañar.

Justo de eso se trata la educación, a eso vienen a esta escuela: a incrementar su libertad. Son mucho más libres ahora que cuando entraron a esta preparatoria. Espero que lo sepan. Pueden imaginar, pensar, articular y hacer más cosas. Tienen una mayor libertad para ser sinceros o mentirosos, para hacer cosas relevantes o insignificantes. A veces creo incluso que tienen ya la capacidad para engañarse a ustedes mismos. Tienen esa libertad. Pueden elegir la mentira, la falacia. Pueden huir de ustedes mismos. Pueden irse por ese camino y tener luego la constante y persistente sensación de haber tenido y perdido algo infinito. La educación puede ser así de peligrosa.

Pero no exageremos: esto se trata de una de las dos notas en una quinta parte de la calificación parcial de una de sus materias de la preparatoria. Se trata –aceptémoslo– de casi nada. Y justo porque se trata de casi nada, aprecio de sobre manera la honestidad de muchos de ustedes al decirme «no leí». Quien es honesto en cosas tan minúsculas suele tener el carácter para ser honesto en asuntos considerablemente importantes.

Por último, no te preocupes tanto por la calificación. Y mucho menos por la calificación de los demás. En lugar de observar números propios y ajenos en una tabla, obsérvate a ti y a los demás. Creo que eso es justo lo que hace una buena lectura: devuelve una individualidad preocupada por sí misma y por los demás, en lugar de un individualismo tan indiferente a los demás como a sí mismo.

Calificaciones del primer parcial 

Anónimo ha dicho: Donde acostumbra usted a comprar libros aqui en qro?

En el Faro de Alejandría (Boulevares), en el Fondo de Cultura Económica (centro) y en El Sótano (prol. Corregidora). Y también por aquí: bookdepository.com

Un gran ensayo.

More Information